martes, 6 de diciembre de 2011

(Internacional) Comer en Miami – Gastronomía Menemista al mejor estilo década de los 90’s


Evaluación general
Cocina:
Buena
Ambientación: Buena
Atención: Buena
Precio: de 10U$S a 60U$S


Queda mal tocarse un testículo cuando se nombra a Menem. Pero todos lo hacemos. Por las dudas, vio’. También sería injusto decir que la gastronomía de Miami es una gastronomía menemista, pero todos sabemos que así es.

Sin embargo, que sea menemista, no nos dice que sea mala. Simplemente engloba muchas características que se dieron en la década de los 90’s, como ser la proliferación de platos grandes (esa abundancia extrema que se daba con los tenedores libres), llenos de grasa y miles de sabores inmaridables, bebidas que bien podían servirse en una pileta para niños y cuanto abuso por dulces y chocolates soportara nuestro organismo.

Muchas de estas cosas quedaron arraigadas en nuestra cultura y muchas fueron evolucionando. Pero todo argentino que viaja a Miami reincide en el abuso al mismo tiempo que dice: “El Lunes empiezo la dieta”.

En Miami pude visualizar esa evolución gracias a mis constantes viajes a esta ciudad (de índole laboral) en los que conocí muchos lugares y vi como fueron cambiando, aunque algunos no tanto. Digo no tanto porque la gastronomía norteamericana de los excesos sigue firme, más allá de las nuevas movidas veggies, los macrobióticos y la gastronomía minimalista. Quizás sea por eso que, cuando vamos a Miami, nos sentimos tan a gusto.

De Miami separaría a la ciudad entera en 3 partes gastronómicamente distintas.

La primera, el Downtown (microcentro), hasta hace unos 5 años era considerada una zona para comer esa pizza con textura chiclosa, hamburguesas por todos lados y café americano (una especie de caldo saborizado). Hoy en día el microcentro memense heredó algo de la gastronomía boutique, con excelentes ofertas gastronómicas.

Llevo años comiendo en La París (251 SE 1st Street, 33131), lo que básicamente se considera un pasillo para comer comida cubana típica, básica, simple, a lo sumo cuatro ingredientes y mucho sabor. De boutique no tiene nada, pero de platos simples y sanos tiene todo. Me siguen atendiendo de la misma forma, siempre con una sonrisa, inclusive en los últimos años de recesión que los tiene a todos locos. Si pasás por fuera no das dos pesos por el lugar. Entrá igual. Se come excelente por muy poca plata.

Paseando por las calles del downtown te vas a encontrar con Fratelli Milano (213 SE 1st Street, 33131) , un restaurante de comida italiana muy por encima de las expectativas que uno puede tener al llegar a Miami. Lejos, una de las mejores opciones para comer algo muy rico al medio día entre compras de electrónica, lentes de sol Rayban y zapatillas.

La segunda zona gastronómica (que es muy amplia en tamaño) es el North Miami. Hacia el norte de Miami Beach vas a tener varias opciones conocidas y muchas otras no tanto. Restaurantes conocidos como Prima Pasta (414 de la 71st Street , 33141) y Las Vacas Gordas (933 Normandy Drive, 33141) donde se puede comer más o menos bien pero sin ninguna sorpresa ni tampoco a un precio barato o Manolo (7300 Collins Ave, 33141) que viene a ser la opción barata de alrededores, siempre llena de argentinos y uruguayos.

Pero la papa del Norte de Miami para mí está en dos lugares. El primero, cerquita de Prima Pasta, es Ouzo’s (620 NE 78th Street, 33138). Comida griega atendida por una griega, castaña, señora de las cuatro décadas de rulos, tez oliva y simpática como para dejarse llevar por sus recomendaciones de ensaladas con queso feta, aceitunas negras, tomate, oliva y demás sorpresas, o el increíble cous-cous de mar que raja la tierra.

Ahora, si estás por el norte, cerca de la zona de Aventura. No. Stop! Olvidate de lo que acabo de escribir. No importa donde estés en Miami, da igual si te quedan sólo 4 horas de vida, tenés que ir a Fuji Hana (dentro del complejo Loehmann's plaza, 2775 NE 187th Street, 33180). Lugar que frecuento desde el año 2000 cuando visité por primera vez y probé sushi de verdad. No es del todo fácil encontrarlo ya que por la dirección vas a llegar a un complejo de muchos negocios y está medio perdido en esos gigantescos estacionamientos, pero buscalo, preguntá, llegá y disfrutá.

Tienen un menú de medio día excelente que ronda los U$S 11 donde incluye sushi, niguiri, sashimi y algún plato caliente. También te van a dar o ensalada o sopa, ambas increíbles. Para mi humilde paladar y opinión, el mejor sushi que comí en mi vida y a un precio que casi me daba vergüenza pagar.

Por último, la tercera zona gastronómica y la más conocida es South Miami Beach. Especialmente demarcada por la amplia oferta gastronómica de la peatonal Lincoln Road; acá vamos a toparnos con gente musculosa paseando perros tamaño XXS, locos lindos vestidos de todo tipo de colores, malabaristas, músicos y algún que otro rapero, entre una cantidad monstruosa de restaurantes, de los cuales rescato varios y se los nombro así al pasar por ser muchos y no querer aburrirlos con mi forma de explayarme sin decir nada.

A la cabeza con Nexxt (700 Lincoln Rd.), un restaurante que hace increíbles ensaladas y buenos platos rápidos, ahí nomás de la heladería Parmalat  (670 Lincoln Rd.) como para probar de los helados más cremosos que se te ocurran.

Cerquita tenés a Tiramisù (721 Lincoln Rd.) que va cambiando la carta pero tiene unos platos italianos muy buenos, aunque más caro que Nexxt. Y de la misma gama de precios tenés a World Resource Café (pegado en el 719 de Lincoln Rd.) donde hacen un Crispy Duck que ronda los U$S 28 (hay que pedirlo de los House Favorites porque se puede confundir con la ensalada de pato crocante) y que juro es uno de los platos que más me gustaron de Miami.
Con muy buenos combinados de sushi, sashimi y teriyaki (pollo, carne o langosta) el local de Sushi Siam (647 Lincoln Rd.) es uno de mis elegidos de esa zona, a la par de Sushi Samba (600 Lincoln Rd.) que también me gustó mucho, con una onda muy brasilera, música fuerte y ambiente más moderno.

Fuera de las zonas gastronómicas, siempre que te cruces con un Cheese Cake Factory, entrá, pedite cualquier porción de torta, y podés morir feliz y contento.






Fuji Hana:












Variedad de Tortas de CheeseCake Factory
















El Guerrillero Culinario

3 comentarios:

Paulina dijo...

para estas vacaciones de invierno con mi novio compramos pasajes a Miami y la parte gastronomica es muuuy importante para los dos, pero por sobretodo para él, así que te agradezco mucho esta info. DOnde me recomiendan llevarlo a cenar la noche de su cumpleaños?

Le Cuisinier dijo...

Fuji Hana, 100% recomendable...

Alex dijo...

Buenos días, que lugar me sugieres para cenar con tres chicos menores de 5 años en Miami que no sea comida rápida. Normalmente que salgo con mi esposa utilizo TalkTo envió un mensaje de texto al restaurante que me interesa y me responden de igual manera!