lunes, 25 de abril de 2011

Todos Contentos - Compartir el exceso


Nombre: Todos Contentos
Tipo: Restaurante
Estilo: China
Dirección: Arribeños 2177, Chinese Neighbourhood, Capital Federal
Teléfono: 4780-3437

Evaluación
Cocina:
Excelente
Ambientación: Buena
Atención: Regular
Precio: Económico/Medio

El barrio chino de Capital Federal se puede llegar a convertir en un vicio para los sábados por la mañana y medio día, momento en el que, lo más divertido, puede llegar a ser pasear al perro entre los feriantes de las plazas.

Me gusta mucho pasearme por los diferentes supermercados chinos porque encuentro en todos algo interesante. Así cómo cuando hablé de la pescadería de Casa China, también me gusta mucho ver la variedad de productos importados de Asia Central o las heladeras con congelados en Ichiban. Para colmo, si te gusta la fotografía (como es mi caso) es una salida bien completita, porque tenés retratos y objetos para fotografiar en cualquier sentido que dirijas la mirada.

Pero para que sea una salida redonda, hace falta comer. Y en eso el barrio chino se puso un poco más canchero que hace un par de años. Hacia el año pasado apenas había un puesto que vendría palitos con productos fritos. Hoy en día se instalaron varios lugares con comida al paso, tanto china como taiwanesa, y ya se transformó en un clásico pasar caminando y comer un pan relleno chino.

Pero en este caso, y después de haber visitado a Todos Contentos varias veces, le toca que charle un poco sobre este restaurante.

Casi siempre está lleno y con un par de parejas afuera esperando. Definitivamente es un lugar para ir como mínimo de a dos, y si se puede de a 3 o 4. Al igual que Chifa Man San (o como le digo yo: "Lo de Rosita"), los platos se pasan de la raya de Abundante para ser increíblemente inmensos.

La ambientación es simple, todo está limpio, no hay gran olor a comida y, más allá de la cercanía de las mesas, mucho más no le podemos pedir. Son Chinos y están acostumbrados a preocuparse por la comida y no detalles como la decoración y demás simplezas que no se mastican.

La atención es extraña. De todas las veces que fui, nunca me atendieron bien. Pero lo extraño es que hay más mozos que comensales. Las mozas (en su totalidad mujeres) corren de un lado al otro, llevan miles de platos, pero la atención es lenta. Más allá de la atención, igual volví y voy a seguir yendo.

Porque lo que importa es la comida.

La diferencia con muchos restaurantes chinos de barrio es la especialización en platos. La carta es larguísima, y no es larga porque incluya las 12 variedades de Chao Fan, Mien, Ho Fen, Mi Fen y Chop Suey. No. Es larga porque incluye una sección increíble de sopas, para las cuales es recomendable guiarse por la moza y pedirle una no picante. Se me ocurrió pedir picante la primer vez, y todavía sueño con ese plato.

Por otro lado, los platos de cerdo, carne o pollo, son muy grandes, y varios no incluyen el arroz (anticostumbre porteña ya que en China TODO se sirve con arroz). El arroz no es caro y el bol es para una persona con hambre o para compartir entre dos. Pero los platos son gigantes, como este cerdo a los 5 colores que alcanzó para dos personas y me llegó a tentar con aflojarme el primer botón del pantalón.

En el caso especial de ingresar a este establecimiento sólo acompañado de una persona, lo ideal es pedir una entrada y un plato, y compartir. Las empanadas chinas de cerdo a la plancha son iguales a todos los lugares ya que las compran hechas (ni les conviene fabricarlas), y vienen con su aderezo de salsa de soja, un toque de vinagre y azúcar.




 
 
 
El Guerrillero Culinario

https://instagram.com/guerrilleroculinario/https://twitter.com/LaGuerrillaFoodhttps://www.facebook.com/GuerrilleroCulinariohttps://www.youtube.com/c/GuerrilleroCulinarioOK

2 comentarios:

Pitangus dijo...

lo tengo pendiente hace mucho tiempo... ya iré! :-)

Anónimo dijo...

El blog me parece muy disfrutable, por ru prosa he información.
En cuanto "Todos Contentos", era mi favorito...hace 2 años atrás. Ahora la atención que nunca fue buena es peor (incluyendo el tener que estar como una lechuza supervisando que lo que uno pidió no sea entregado por error a otra mesa). Para agregar insulto al daño, las porciones han disminuido. Y los platos emblemáticos (como la sopa de la casa) han desaparecido (es evidente que ganan más plata vendiendo spring-rolls + gaseosas; que teniendo una mesa ocupada con un plato que tarde 25 minutos en ser preparado.

Salut a tots