miércoles, 25 de agosto de 2010

Sinko - Como ser un extranjero en su propio país

Nombre: Sinko
Tipo: Bodegón, Restaurante
Estilo: Coreana
Dirección: Av. Rivadavia 7728, Capital Federal
Teléfono: 4613-6338

Evaluación Cocina: Excelente
Ambientación: Regular
Atención: Muy Buena
Precio: Medio

Ideal para: Familias, amigos, coreanos

Opinar y que la gente tome en cuenta la opinión es dificilísimo cuando en este país el 95% de los habilitados para manejar un taxi tienen el entrenamiento y sabiduría para ser directores técnicos, sociólogos, juristas y hasta consultores en tecnologías de vanguardia. Algo que noto respecto a las críticas gastronómicas (cosa de la que estuve charlando con Gustavo por Facebook) es que la gente suele hacer críticas sin basarlas en el sentido común. Y seguramente muchos ahora estarán cerrando la ventana y lanzando un maleficio.

La realidad es que hay ciertos restaurantes que no tienen una crítica formada desde la visión objetiva si no que se basan en gustos personales sin tomar en cuenta todos los factores, o al menos la mayoría.

En este post no intento hacerlos fanáticos de la comida coreana ni ir corriendo a Sinko a probar los platos, eso es una decisión de ustedes basada tanto en sus preferencias culinarias como en las opiniones que puedan leer en blogs o guías gastronómicas. En este post sí lo que quiero es abrirle los ojos de ciertas críticas que carecen de sustento y confunden gustos personales con realidades.

Aunque no visité Corea siento, después de ver bastantes películas coreanas tanto en video como en los últimos dos BAFICIs, que este lugar representa tal cual es un restaurante coreano típico. Es verdad, nosotros nos asustamos porque somos occidentales y pensamos diferente, entrada decrépita, ambientación excesivamente simple de un galpón de unos 20 metros de ancho por 60 de fondo, los baños están medio rotos (no estaban sucios, pero si en mal estado). Sin embargo uno va a otros restaurantes con una ambientación un poco más linda, nada más porque se ve la cafetera Nespresso y las botellas de cerveza Otro Mundo en la barra ¡Vamos! ¿Nos vamos a dejar engañar tan fácil y pagar un 25% más caro el plato sólo por estar en Palermo o por tener luces bipín en vez de lamparitas de 60w?

El menú básico, tradicional, casi exactamente igual al de Bi Won cuesta más o menos lo mismo y es libre. Un poco más barato que Bi Won, no tanto por el precio, sino porque uno puede elegir que comer y que repetir, cuando en el restaurante de once la cantidad de cerdo o carne que traen junto con los platos es fija. Si uno quiere entrar de lleno en la gastronomía coreana es recomendable comenzar por este menú porque representa tal cual es la cultura de ellos, no solo por haberlo visto en películas, sino porque pedimos lo mismo que pidieron los dos grupos de 30 coreanos que estaban comiendo (Nota: seguramente los vean rezar antes de comer)

Los platos consistieron en alga avinagrada, chauchas fileteadas con aceite de sésamo suave, raíz de galanga cocida, Kimchi (repollo picante fermentado), brócoli y coliflor, tortilla de huevo con verdeo que estaba increíble, zucchinis ligeramente picantes, espinaca cocida, tofu frito picante, brotes de soja agridulces con zanahoria y cebolla, papa semicruda en bastones, repollitos de bruselas picantes, fideos de arroz fritos con salsa de soja y verduras, tortillitas de huevo y tofu buenísimas, ensalada de lechuga con una crema agria.

A todo esto se le sumaba el arroz, el pescado, las alitas de pollo empanadas y fritas y las dos planchas con carne de vaca y carne de cerdo (esta última super picante). La carne de vaca está cortada tipo asado americano, es rica, pero mi preferida es la carne de cerdo picante, que no es chiste, está realmente picante. Igual combina perfecto con el arroz sin sal ni agregados. Lo bueno de tener tanta variedad en platitos es que se adapta a muchos gustos, lo malo es que terminás comiendo mucho porque todo está buenísimo.

Mi recomendación es ir probando un poquito de cada cosa, desde lo más suave a lo más picante, y no desesperarse con tanta variedad porque las carnes son el mejor complemento para la comida. No estoy a favor de tirar comida, pero uno puede ir descartando platos para que se los lleven sin tocarlos si ya sabe que no los va a probar o comer, como me pasa con el Kimchi, que es muy picante y no me atrae tanto como otros que prefiero.

Incluye una sopa típica para la que hay que tener mucho coraje de tomarla como lo hacen ellos. La sopa es riquísima, los sabores son muy buenos y el picante ayuda a disfrutar de muchos sabores que se pierden sin que nuestros sensores se vean electrizados por tanto ají.

Como buen restaurante donde no creen que la gaseosa en botellita de vidrio de 360cc sea la moda, está la opción de pedirse una gaseosa de litro y medio.

Volviendo a las críticas, pensar que un lugar tiene una cocina mala porque uno fue a probar y no le gusta ese tipo de comida es un pensamiento que sigue el mismo razonamiento del Nazismo, con la diferencia que ser Nazi no está de moda y escribir en un blog o escribir comentarios es el MUST del siglo XXI. A mi no me gusta el magret de pato en su punto de cocción, lo prefiero más cocido, y no por eso es culpa del restaurante que después esté masticando un rollo de cartón corrugado, así como si tengo que comerlo semi crudo, en vez de criticar debería no pedírmelo y listo. Es cierto que la cocina coreana no es apta para todos los paladares occidentales porque tiene sabores fuertes, muy marcadas diferencias entre plato y plato, sin olvidarse que la mitad de las preparaciones pican mucho. Antes de ir hay que saber esto.

Por otro lado, pensar que es caro pagar unos $100 (para Octubre del 2012) para comer libre variedad de platos (sin que te cobren el cubierto) y teniendo posibilidad de comprar una bebida grande para compartir entonces me gustaría que me digan adonde tengo que ir a comer por menos de esa plata, porque ya comer en Mc Donalds cuesta casi $50 y sólo te dan plástico reciclado.

No creo ser la autoridad competente para tener seguidores fieles como si esto fuera una secta o mi nombre fuese Jesús, pero siempre que hice una crítica intenté escribirla basando la comparación con los últimos 100 lugares a los que fui a comer y haciendo un promedio de cada punto a tomar en cuenta.

Lo lindo de un lugar como Sinko es ver a la decoración y al entorno como un plus que nos brinda el lugar y no como una desventaja. Estar comiendo entre integrantes de la comunidad coreana es interesante ¿O nos acostumbramos a disfrutar de los restaurantes cancheritos y nos olvidamos de las fondas de barrio donde se come bien y barato?

Lo dice el dicho, si te gusta el durazno, bancate la pelusa.


El Guerrillero Culinario

https://instagram.com/guerrilleroculinario/https://twitter.com/LaGuerrillaFoodhttps://www.facebook.com/GuerrilleroCulinariohttps://www.youtube.com/c/GuerrilleroCulinarioOK

4 comentarios:

Ana O'Reilly dijo...

Gracias por tu recomendacion. Y me gusta leer tus criticas, son cponstructivas e interesantes.

Claudio dijo...

Leo con atencion tus comentarios.Me parecen sólidos y hechos por un conocedor muy confiable.

Carola dijo...

Hola! veo que ha pasado un tiempo desde el ultimo comentario, yo quisiera ir al restaurante ya que tengo muchas ganas de ir a probar la comida coreana pero pienso ir con mi prima asi que mi pregunta es acerca del precio, son $50 (o debe haber subido me imagino) y es como un tenedor libre? o viene cierta cantidad de platos? porque lei que en el Bi Won uno puede pedir que 2 personas coman la misma orden pagando un adicional.. porque es mucha comida! jeje, desde ya muhcas gracias, espero haberme hecho entender.

Le Cuisinier dijo...

¡Carola! El precio seguro subió más en el orden de los $75. Sólo cuentan con el menú tradicional y, eventualmente tienen algunos platos, pero el fuerte es el menú para de muchos platitos para compartir. El truco no es gastar menos sino probar todo y repetir lo que más le gusta a cada uno... También te recomiendo que pases por Yu Ga Ne, puse una crónica hace no mucho tiempo...

Saludo!