sábado, 13 de agosto de 2011

El Cedrón – Matadero de hambre

Nombre: El Cendrón
Tipo: Restaurante
Estilo: Bodegón
Dirección: J. B. Alberdi 6101, Capital Federal (esquina Murguiondo)
Teléfono: 4687-0387

Evaluación
Cocina: Muy Buena
Ambientación: Buena
Atención: Muy Buena
Precio: Económico/Medio

Hay una esquina que ya forma parte de los clásicos que muchos conocen y muchos otros vieron al pasar pero no se atrevieron a parar. Mataderos, barrio de guapos si lo hay. Alberdi y Murguiondo. Clásico como el Impala cola de pescado.

Es para felicitar a los dueños que (por suerte o buena elección) tengan una vereda tan larga y unas cuantas mesas disponibles para comer afuera. Es interesante tener tantos metros de frente porque esa zona de Mataderos es linda e invita a pasar un rato comiendo y disfrutando de los días tibios o las noches frescas de verano.

En lo que atención respecta sigue las mismas reglas que todo bodegón. Mozos de oficio, un tiempo bastante prolongado para recibir los platos y más todavía para la cuenta. Nada que uno no encuentre en otro restaurante, hoy en día en Buenos Aires.

Comer en El Cedrón es un camino de ida a desabrocharse el cinturón. Definitivamente.

La milanesa, sea el modelo, tipo y acompañamiento que tenga, parece ser obtenida de la feta de la cuadrada de un elefante africano. Y si no me creen puede ver como sobresale del plato, decoración que suelo preferir: el exceso.

La nueva gastronomía molecular se ve arrasada frente a los kilos de queso azul que le ponen a la suprema de pollo al roquefort acompañado por ese morrón asado para lograr un plato que, sin la necesidad de una elaboración profesional, explota en sabor.

Todo lo que acá se pide es para compartir, siendo 3 personas y dos platos la combinación ideal para salir satisfechos. Aunque también resulta interesante pedirse un plato de ravioles como este y llevarse parte para comer al otro día en el trabajo o dejarlo en el freezer para que nos salve de una noche de esas que pensás: está perdida. Esa dosis de ravioles te puede salvar un sábado a las 6am.

El pastel de papas, siempre que esté disponible, es un clásico que no podés dejar de probar. Creo que, al momento, fue el que más me gustó de todos los platos. Simple, sabroso, húmedo, y en un porción tamaño scrum de los Pumas.

El arroz con pollo también fue un plato que me gustó, aunque siendo temporada de arvejas frescas hubiese preferido que venga repleto de ellas. Sin embargo el arroz estaba muy bueno y la porción también tiene un tamaño doble XL.

En resumen, El Cedrón es un bodegón como muchos otros, con sus puntos firmes y flojos, que en término general promociona sin problemas a las exigencias de los comensales fanáticos por disfrutar de una buena comida, estando de paso en la zona de Mataderos.

Ideal para almorzar e ir a pasear por la Feria de Mataderos. Excusa para quemar las calorías de más que vamos a disfrutar.






El Guerrillero Culinario



6 comentarios:

Francisco Rivero Segura dijo...

Me gustó lo de "barrio de guapos", sera por mi ?
El Cedrón es de esos lugares que te transportan en el tiempo, he ido desde que tengo memoria. Los dos dueños uno en cada una de las cajas, los mozos con años de profesión y comida que sin ser para una estrella Michelin, te deja muy feliz y pipon sin dañarte el bolsillo.
Un párrafo especial merecen las pizzas, de molde pero no grasosas, entra las que se destacan la Fugazzeta Rellena, la Doble Muzzarella y la de Espinacas (Unica en Buenos Aires).
La proxima vez que pases, correte una cuadrita y tocanos timbre.
Abrazo

Anónimo dijo...

Quiero pensar que era unas 8 personas las que fueron a comer.....

Le Cuisinier dijo...

Los primeros tres platos los comimos entre tres. Los otros entre dos. Las otras veces no saqué foto. Si la hago, la hago bien. Me como un plato entero y me duermo una siesta.

La próxima paso a visitar

Ezequiel dijo...

"..decoración que suelo preferir: el exceso."

Excelente frase esa, coincido totalmente. Muerte a los platos vacíos..

Zidd Finnegan dijo...

Muy bueno el blog la manera en la que redactas pareciera hasta que nosotros también estamos probando los platos !
Cheers pasate por mi blog

Alejandro Marenna dijo...

Muy buena reseña!...agrego una mencion especial para el vendedor de infables y el busto del torito de mataderos que forman parte de la iconografia del bodegón.