viernes, 2 de septiembre de 2011

Samurai – Noches de sushi en el lejano oeste

Nombre: Samurai
Tipo: Restaurante
Estilo: Sushi, gastronomía japonesa
Dirección: Avellaneda 289, Ramos Mejía, Buenos Aires
Teléfono: 4464-6300

Evaluación
Cocina: Excelente
Ambientación: Excelente
Atención: Muy Buena
Precio: Elevado


Nací en Ramos Mejía. El actual polo gastronómico de la zona oeste me vio crecer durante unos 23 años, ese barrio que tanto cambió para transformarse en un pseudo-Palermo.

Si mi mente no me traiciona, la primera vez que probé sushi fue unos 12 años atrás. No era el sibarita ni el bon vivant que hoy en día está dentro de este envase de cocinero, por lo tanto esa experiencia fue una de los primeras que me empujó hacia el gusto por la gastronomía y los placeres alimenticios.

Años después, ya consumidor de sushi en varias cadenas de Buenos Aires -las cuales recuerdo tenían el sushi libre a $32- veía venir esa futura movida gastronómica en Ramos Mejía. No porque sea un visionario, sino porque el público de Ramos Mejía siempre fue fiel al barrio, tienen un poder adquisitivo interesante y, vaya a saber la causa, no les gusta salir del barrio.

Pasado un tiempo Ramos Mejía se transformó en un polo gastronómico que nadie habría considerado como tal. Y la primera barra de sushi fue Samurai.

Samurai fue cambiando, y mucho. Los que lo conocieron varios años atrás (allá por el 2006) deben recordar que los sabores iniciales eran muy tradicionales. La mutación de los rolls con salmón y pepino, a los rolls con palta y crocante, se dio más que nada por la poca aceptación del público al sushi traído de japón, a lo que abro un paréntesis tamaño Wok para aclarar que uno de los dueños, de ojos rasgados, así como los trabajadores en la barra, tienen sus raíces japonesas al 100%.

Quizás, hoy por hoy, se pueden llegar a aceptar muchos de esos sabores que, a riesgo de ser considerados innovadores, eran más bien 100% tradicionales. Hay gente puede llegar a creer que en Japón se come sushi con queso; quizás, viajando un poco más, o al menos viendo tantos programas sobre gastronomía en la TV por Cable se puede educar el paladar para hacerlo más versátil. Volver a sabores tradicionales, mezclados con la nueva gastronomía de autor.

¿Le pongo queso crema al sushi? Sí. Lo hago. Por el simple hecho de ser cocinero, y como siempre digo: “Los cocineros tenemos que ser como las prostitutas y hacer lo que el cliente quiere con el plato”. Pero busquemos un punto intermedio entre ambas posturas. Por que los rolls de salmón rellenos con queso son ricos más allá de ser un invento americano, así como puede ser bien rico el sushi con arroz, alga, salmón y pepino. Simple y, no por eso menos exquisito.

Como barra de sushi, Samurai se destaca por el tamaño de piezas, la frescura de los frutos de mar y la gran variedad de sabores. No discrimino ningún sabor por el simple hecho de que la variedad le puede aportar algo a la velada. 

Pero porque no todo es sushi en la vida (?), y para salvación del matrimonio de mi hermana, también tienen platos para paladares que rechazan cualquier innovación gastronómica. Resulta ser que, mi cuñado, que puede alimentarse a base de pasta para astronauta, tiene un abanico de elecciones un tanto escasa.

Acá es donde entra la gastronomía japonesa de platos calientes que tanto me gusta. La costumbre de comer como animales porciones gigantes de asado, ensaladas, panes y hectolitros de vino la llevamos también al sushi. El sushi debería ser una entrada, algo para picar, algo tranquilo, para después continuar por los platos calientes. Desde cerdo empanado y frito, pasando tempura hasta Yakimeshis o Yakisoba (versión japonesa de los Chao chinos). Imposible no probar el Kare Rice (arroz con curry japonés delicioso)

Si después de haber comido todo lo que te trajeron todavía podés hacerte un espacio para el postre (siempre y cuando pienses compartirlo) vas a encontrarte con las variedades japonesas y las de autor.

Todos sabemos que los orientales, en general, no tienen mucha experiencia con postres y dulces. Los japoneses suelen tener esa especie de facturas rellenas de poroto, o helados a base de porotos, algunas frutas, y el resto suele ser importación de sabores europeos y norteamericanos como los helados. En todo caso me suelen gustar más los helados de coco, mango, maracuyá, melón o lima provenientes de países como Tailandia o Vietnam.

En Samurai te vas a topar con helado y Baileys, Brownie, Cheesecake, o como diría Homero Simpsons la “estúpida y sensual” torta 3 chocolates. 







El Guerrillero Culinario



3 comentarios:

Pitangus dijo...

Buenísimo, agendado para cuando esté por allá. Vamos a ver si vence al de "El Despliegue" de Mar de las Pampas (estuvo sólo una temporada, pero fue el mejor sushi que comí en mi vida).-

Ariel Rodríguez dijo...

Mirá vos... Soy de la zona y cuando pasé por la puerta no me animé a entrar, pensando en un delivery de sushi bastante soso que hay cerca. La próxima me mando.
Buen blog!

Daniela dijo...

Te agradezco la recomendación gatronómica, ya que pronto me estaré mudando a un departamento en alquiler por la zona :)