viernes, 21 de agosto de 2009

Le Blé - Un pequeño gran placer

Nombre: Le Blé
Tipo: Bistró, Desayunos, Meriendas
Estilo: Francés, centroeuropeo
Dirección: Av. Alvarez Thomas 899, Capital Federal.
Teléfono: 4554-5350
Evaluación
Cocina: Excelente

Ambientación: Muy Buena

Atención: Buena

Precio: Económico/Medio

Ideal: Parejas, grupos de amigos, familia, sólos y solas.


Cuando uno se topa con este tipo de emprendimientos gastronómicos se da cuenta que, o los dueños son excéntricos y quieren perder dinero, o los demás están haciéndose millonarios con sus clientes. Le Blé es un café y un bistró, dependiendo del momento del día, que ofrece mayoritariamente opciones para desayunos y meriendas con pastelería francesa, inglesa y belga. Esta vez voy a hablar del los dulces, la próxima visita se hablará de los almuerzos/brunchs.

La carta se destaca principalmente por ofrecer productos no tan usuales en la gastronomía argentina y, por sobre todas las cosas (y es lo que más me gusta a mí) todos de excelente calidad, como ejemplo, el submarino con Chocolate Fenix. El hecho de haber estudiado gastronomía no me hizo una persona más quisquillosa ("que da importancia a pequeñeces o es susceptible"), sino me abrió las puertas a conocer que, muchas veces, los niveles de calidad se pueden mejorar sin tener que sacrificar el plato de nuestros hijos. Esto no es comparar un Rutini con un vino en TetraBrick, esto es comparar un chocolate común y corriente con un chocolate de calidad como el Fenix, los cuales entre sí, casi no tienen diferencia de precio.
Una variedad interesante de desayunos, todos diferentes entre sí, nos habilitan una tarde de lectura, chateo (tienen wi-fi), charlas y demás, siempre con las miradas inquicidoras de los nuevos comensales que llegan y se amontonan en el centro del salón, el cual es relativamente grande pero está constantemente lleno, esperando que uno se digne a retirarse para disfrutar de la glotonería. Deberían entender que tomarse un café con leche Le Blé, que está incluido en los desayunos/meriendas, el cual roza los 500cm3, no es fácil.

Confieso que soy un pecador, desayuné un día y volví a merendar al otro. En el desayuno optamos por dos opciones, la primera eran las tostadas francesas, dos tostadas de pan lactal embebidas en leche y huevo, cocidas y bañadas en miel y azúcar, con una textura seca por fuera, tostada, y bien húmeda por dentro. Aunque mucho no se pueda hacer con la presentación de un par de tostadas así, la vista es el último de los sentidos que va a intervenir en este ágape.

Yo por mi lado opté por un desayuno que vino modificado, ya que se habían quedado sin Pain au Chocolat y tenía que esperar unos 40 minutos para recibir los nuevos de la tanda próxima. El desayuno tenía 1/3 de baguette junto con queso crema y mermelada casera de tomate, 2 muffings (uno de banana y otro de chocolate) y un croissant (media luna). La mermelada estuvo muy buena, salvo por la piel del tomate, que quería tomar un descanso entre mis dientes, cosa que corregiría para un futuro así evito situaciones molestas. Ambos muffings eran deliciosos, frescos y compactos, no se desgranaban muy facilmente pero tampoco eran elásticos, muy ricos de sabor, especialmente el de banana. El croissant fue lo más exitoso, tomando en cuenta que me puse a criticar los malos croissants que comí en París y lo enojado que estaba con la gastronomía parisina. Una media luna bastante grande, con buena cantidad de manteca sin hacerla pegajosa al paladar, suave de sabor y esponjosa.

Volvimos el domingo por la tarde y nos fuimos con yapa porque, como el lunes cierra, suelen colocar en un pizarrón después de las 18hs, todo al 50%. Como un sale de Zara, la gente se desesperaba por los productos que podían comprar y quedaban en stock. Probé el Pain au Chocolat, muy bueno, dos panes de masa de hojaldre, uno relleno con dulce de leche y el otro con pasas, también muy ricos, y una trenza salada que estaba un espectáculo, ideal para feta de salmón ahumado, queso crema, pepinitos picados y unas hojas de rúcula. Esa tarde necesitaba darle un descanso a mi hígado, así que opté por uno de los varios tés exóticos que tienen; confiezo haber pensado que en cierta forma era mentira que llevaba tantos ingredientes como dice la carta, pero realmente fue una experiencia increible para el amante de infusiones con sabores que van mucho más allá de la Camelia Sinensis.

En definitiva, Le Blé, es una de las mejores ofertas gastronómicas para desayunos, meriendas manteniéndose en el carril de los precios razonables (cosa complicada hoy en día), del que resulta una relación costo/beneficio más que satisfactoria. No es apto para quienes viven diariamente la city y esperan que les sirvan el café con la medialuna en menos del tiempo que se demora leer el diario El Argentino, ya que la atención intenta ser esmerada pero no lo logra y el salón siempre le gana a la cantidad de empleados, los cuales no dan a vasto con todo el trabajo.

Quiero hacer un punto aparte y expresar mi deseo por un futuro cambio en la forma de compartir este momento entre argentinos. El local tiene un par de mesas grandes, como para 10 a 12 personas, las cuales sólo se llenan por grupos de amigos o conocidos, y un par de veces por un par de parejas un tanto vergonzosas que se sientan en las puntas sin cruzar más que un "buenos días" o "lo estás usando" (apuntando al diario). En un viaje al viejo continente, cuando te sentás a comer y el lugar está atestado de gente, te toca sentarte a comer en una mesa de 4 con otra pareja, y todo transcurre como si el otro no existiera, no hay tabues ni problemas ni quejas. Al principio resulta un poco extraño, pero al tiempo se transforma en algo normal, como compartir el subte o el colectivo para ir a trabajar. Es hora de sacarse la careta y vivir la vida más relajados.

Receta: Tostadas Francesas


Mi receta para hacer unas mini tortitas de pionono





El Guerrillero Culinario

9 comentarios:

Fatima Natalia dijo...

Le ble me encanto, aprovechamos la sucursal nueva que abrieron en Dorrego y Vera a unas cuadras de Forest y Dorrego, ideal para un sabado y domingo a la mañana la zona es super tranquila. Los muffins y los coquitos son una delicia. El sanwidch vegetariano de girgolas asadas, alcaucil en conserva, espinaca y muzzarela en trensa de nuez excelente.
Unica critica tuve que caminar 15 cuadras para conseguir un banco ya que no usan tarjeta de debito, mala suerte de no preguntar antes, asi q estaria bueno que lo fueran evaluando porque es una zona bastante alejada de todo.

Maria dijo...

Fui con 3 amigas y nos gustó muchisimo. Bueno, bonito y accesible. La jarra de jugo de maracuya y jengibre abundante y excelente. Los sandwich vegetarianos y tartines tambien muy buenos. La tarteleta de Ganache de Chocolate es una delicia ....
Todo super fresco.
La unica critica es que entra viento por las rendiscas y en invierno si te sentas al lado de la ventana te empezas a enfriar ...

PEPA (pat gl) dijo...

el lugar excelente, la comida y la atencion tambien...recomiendo las tostadas francesas, la variedad de tes, los panes de campo, la comida vegetariana y los jugos...bahhhh todo excelente...cuando voy por bs.as. no dejo de ir ....merde merde merde....

Anónimo dijo...

Abran los ojos! Ese lugar no es lo que parece, yo trabajé allí durante un año y les aseguro que los productos del lugar no son de calidad. En LeBle reciclan casi todo, si queda o sobra pan un día se usa al siguiente día para sandwiches, tostadas, etc. Los muffins también se vuelven a poner a la venta por más que lleven días allí. La forma de guardar los alimentos se hace poniéndolos en una placa todos mezclados (panes dulces, salados, muffins) y esa placa es envuelta con papel film y llevada al depósito para su guardado hasta el otro día. Cabe destacar que ese depósito está mas sucio que la villa 31, es más creo que los baños están en mejor estado que el depósito del local de Álvarez Thomas y Céspedes. Si no me creen compruébenlo ustedes mismos, está pasando el mostrador, allí verán unas escaleras que conducen hacia abajo. La higiene de la cocina es un desastre, la barra fue modificada hace poco por lo que calculo que debe ser uno de los sectores más decentes del lugar (aunque tienen una sola licuadora para hacer miles de jugos por día). Hablando de eso serán ustedes tan ingenuos de pensar que la jarra donde se hace uno de esos jugos se lava para hacer otro de diferente gusto? Esperemos que no...
Y por último pero no menos importante me gustaría aclarar la soberbia con la que trabaja el señor Paul Petrelli (dueño) y su socia Denisse Querol, ambos individuos tratan al personal peor que esclavos. Los sueldos son lamentables, fuera de regla y dibujados obviamente para que "todo cierre" por algún lado. Más de la mitad de los empleados se encuentran en negro. Más del 80 % de los empleados tienen una antigüedad menor a los 3 meses (lo cual refleja directamente el trato y el criterio con que los dueños eligen y "cuidan" a su personal).

En fin, podría escribir un libro con cada falla que tiene LeBlé pero lamentablemente ya pasaron las 18hs. y mi horario laboral terminó.

Saludos y eviten ese lugar a toda costa, se los dice una persona que se fue de ahí en buenos términos pero que quedó impactado con el manejo del lugar y el horrible trato hacia los empleados.

Anónimo dijo...

y yo que pensaba ir en mi próximo viaje a capital, con este último comentario ni me acerco

Dårk VêNû§ PêR§êPhøNê dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

el blog esta buenisimoo..pero me parece que deberiamos evitar el tipo de comentario miserable que habla de los lugares como institucion ya que sabemos del gremio del que estamos hablando que contiene un sindicato asi como tambien que cada uno tiene la opcion de elegir donde trabajar sino esta de acuerdo con las condiciones.. y mas en la gastronomia con la oferta y demanda que requiere.. le cusinier esto no ayuda a tu blog deberian opinar comensales publico en gral no empleados sino tienen ese punto de vista

Veroka dijo...

Es hermoso el lugar. Lo único que puedo objetar a este tipo de bares es que a veces tientan con el aspecto de algunos productos (ej panes) y después los mordes y son una roca. Hay mucho de marketing de lugares cool donde a veces la calidad real no es la que aparenta.
Un personaje Emerson (el mozo brazuca)

Veroka dijo...

La sucursal de Dorrego esta un poco venida a menos, tal vez deberian aggiornarla.