martes, 6 de julio de 2010

A Nos Amours – Gastronomía realmente parisina en el centro de la Capital

Nombre: A nos Amours
Tipo: Bistró, Vinería
Estilo: Francesa
Dirección: Gorriti 4488, Capital Federal
Teléfono: 4897-2072

Evaluación
Cocina: Inmejorable
Ambientación: Excelente
Atención: Inmejorable
Precio: Medio/Elevado

Ideal para: Parejas, Sibaritas


Un día como cualquier otro mi cuñada Valentina me dice con todo el entusiasmo que vaya a conocer un restaurante nuevo atendido por un francés que es macanudísimo y se te pone a charlar en la mesa. Me pueden decir que en un lugar se come bien, que los platos son baratos, que el vino lo regalan o cualquier otra característica que lo pongo en la lista de lugares a visitar y algún día voy. Pero si me dicen que en un lugar la atención es personalizada y tenés al dueño en la mesa, me muero de ganas de ir.

En una esquina de Palermo donde todavía se puede dejar el auto sin sufrir a aparición del “franelita” uno se encuentra con un local todo blanco y vidriado, prolijo y simple como muchos bistros en París. Con mesas bien separadas y detalles como libros y una habitación que oficia de cava, la cena se transforma en un grato momento alejado de la locura de la necesidad en los nuevos restaurantes por meter y meter más comensales por metro cuadrado.

Nuestra querida panera representa exactamente lo que es simpleza y sabor. Pan casero servido con unas pocas pero suficientes rodajas de tomate seco rehidratado y un poquito de aceite de oliva para ir abriendo el apetito.

Dentro de las opciones de bebidas hay cerveza artesanal, vinos orgánicos y vinos clásicos. Aunque el fuerte del lugar son vinos orgánicos que, como en La Cava Jufré, es bueno dejarse llevar por el dueño para la recomendación, nosotros elegimos cerveza artesanal (gusto personal de los bloggers). Sin embargo el dueño nos invitó con una copita de vino tinto para que probemos.

Al llegar el dueño saca de un bolsillo un bloc de notas, de esos chiquitos cuadriculados, con la carta escrita a puño y letra con los platos del momento, y eso es porque la idea de usar los productos de temporada, frescos y de mercado, es una modalidad europea que vuelve a funcionar en este tipo de apuestas gastronómicas. Así como en Venecia uno tiene el Mercato del pesce al minuto, en la Capital Federal tenemos varios lugares para ir a hacer las compras y conseguir productos frescos y, en algunos casos, orgánicos. Pero eso lo dejo para la próxima sección donde van a poder leer notas de lugares a donde ir a comprar.

El plato de quién les habla era una entraña con rúcula y tomates cherry que, de lo lindo que eran, hasta daba lástima comerlos. La entraña en su punto justo, bien jugosa pero cocida, sin la tela que la recubre (que en muchos lugares todavía no aprenden que hay que retirarla para que el comensal no pelee con el neumático Firestone) se acompañaba perfecto con la rúcula orgánica. Así como hay descriptores aromáticos para los vinos, esta rúcula podía ser catada por un especialista en hojas verdes ¡Qué rica que es la comida orgánica!

Caro se pidió unas croquetas de quinoa en un colchón de hojas verdes con champignones y tomate, todo orgánico, que además de ser un plato bien sano (del cual devoré la mitad) se destacaba por la frescura de los champignones que recuerdo morderlos y tener la sensación de la frescura de una mañana de primavera, y aunque pueda sonar cursi la forma como describo la sensación, hagan la prueba con estos productos así de frescos ¡Ojo! No hay vuelta atrás.

De postre pedimos el clásico Crème Brûlée, muy rico, pero entre dos fue quedarse con las ganas de más.

En definitiva, A Nos Amours es ese tipo de restaurante romántico o ideal para el sibarita que gusta de probar productos de alta calidad sin la necesidad de sacar la American Express Platino, cosa complicada hoy en día con estos precios tan locos. La atención es el fuerte y el determinante para volver, más allá de tener un lindo salón y una rica comida.




El Guerrillero Culinario

4 comentarios:

Pitangus dijo...

Qué interesante!! Lo voy a tener muy en cuenta ;-) el plato de croquetas de quinoa se ve muy tentador. Saludos!

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog, Lio. Entro de vez en cuando a leer tus crónicas. Me encantaría vivir ahí para visitar todos los restaurantes. Pero como no, es una muy buena guía para cuando voy : )

Ñubi.

Anónimo dijo...

Me encanta tu blog, Lio. Entro de vez en cuando a leer tus crónicas. Me encantaría vivir ahí para visitar todos los restaurantes. Pero como no, es una muy buena guía para cuando voy : )

Ñubi.

Luiggi dijo...

Te agradezco la recomendación de este lugar. Anoche fui a cenar y pude comprobar todo lo que describís en la nota, y realmente la cocina es excelente. Otro punto a favor es la (por lo menos para mi) exótica carta de vinos, de los cuales apenas conocía uno o dos. Ahora los platos del día estan en un pizarrón junto a la entrada, y te lo acercan a la mesa para que puedas elegir... costumbres francesas.
Saludos!