martes, 31 de agosto de 2010

Doppelgänger - Sólo para entendidos

Nombre: Doppelgänger
Tipo: Bar
Estilo: Bar, tragos, tapeo de autor
Dirección: Juan de Garay 500, Capital Federal
Teléfono: 4300-0201

Evaluación Cocina: Muy Buena/Excelente
Ambientación: Excelente
Atención: Inmejorable
Precio: Medio

Ideal para: Amigos con onda, Afterhour


No suelo recomendar bares porque encontrar algo bueno y que no te arranquen la cabeza es complicado. Abundan los bares para tomar tragos mediocres y también los que son buenos pero hay que tener una billetera abultada para pisar la vereda. Doppel es diferente.

Ubicado a sólo dos cuadras de la zona de plaga turística de San Telmo, de donde brotan norteamericanos por debajo de las baldosas como cuando llueve y pisamos una floja, este barcito abre las puertas a un público bien argentino con una oferta clásica y otra, como dirían los avisos del rubro automotor, sólo para entendidos.

La ambientación es algo que ayuda a atraer al público compuesto por esas personas que se consideran viejas al nacer (¡como yo!), a quienes les disgusta estar amontonados como en los bares irlandeses del bajo. Acá la distancia entre las mesas es suficiente como para que nadie salga herido por un trago. Es lindo encontrar lugares donde los dueños prefieren no apuntar sólo a ganar dinero sino también sacrificar algunas mesas por el bien del cliente.

Los precios son algo más que interesante de este bar. Por un lado la gastronomía tiene una relación precio calidad muy buena. Con variedad de sabores, desde entradas suaves al Triunvirato, como dice mi vieja, es una buena opción para “llenar el buche”. Los tragos tienen un happy hour que es increíble. Para acceder al happy hour cada persona tiene que consumir dos tragos, pero lo bueno es que se pueden elegir dos diferentes, por lo que, en este caso elegimos 4 tragos diferentes para nosotros dos.

Primero vamos a llenarnos el estómago con algo, y eso fue las bruschettas de patê a las hierbas y las tortitas de camarón. Las brusquetas estaban buenísimas. Y las tortitas de camarón estaban buenas, capaz si hubiesen estado más tibias se podía sentir el sabor más intenso y más marcada diferencia con el pepino.

Junto con estos platos probamos dos tragos, el Amaro Amore, un invento de Guillermo, trago ligeramente amargo, sin persistencia donde la sidra le aplica frescura, ideal para una noche de verano. Y por otro lado el Valentino, similar al Negroni con diferentes medidas, con un retrogusto fuerte, persiste mucho, en especial en el fondo de la garganta, y un toque picante, ideal para gente con paladares que se adapten a tragos con personalidad (en mi caso va a ser mi trago base para cada visita al lugar).

Como seguía con hambre pedimos para acompañar la segunda tanda de tragos un Triunvirato Vermú, que consiste en Papas con cáscara horneadas con crema de ajo, batata con mostaza y miel, mandioca con salsa picante. La cantidad era más que suficiente, ya con las dos entraditas y este platazo ambos quedamos satisfechos. Recomiendo comer en el sentido que están nombrados los ingredientes, para que no se tapen los sabores, pero también es muy lindo probar una papa, tomar un poquito de un trago, probar una batata y probar con otro trago y así. Es una buena forma de darse cuenta que significa maridar (palabra que a mi parecer está mal usada, porque se supone que maridar es buscar un equilibrio entre una comida y una bebida, y rara vez en la vida real existe ese equilibrio en el matrimonio) y también es muy interesante reconocer que no solo se marida con Vino, sino que desde Coca Cola hasta Leche Chocolatada se puede maridar todo.

Para bajar el picante con un traguito probamos en este caso el Ginger B, rico, suave siendo ese tipo de tragos más refrescantes con un sabor delicado ideales para que no salte la alcoholemia en el control de tránsito (como no me gusta ir en auto al centro no me hice mucho problema). Por otro lado también probamos el Tampico, un trago similar al Amare Amore. Si te gusta el Tom Collins y estás cansado del Bellini o la ya aburrida Caipirinha, acá tenés carta para rato.

Tarde pero seguro apareció mi cuñada y, aunque no pudo disfrutar de la hora feliz, se pidió un trago. La moza, detectando con sus sensores que había llegado una clienta complicada, de esas que no cambian su Caipiroska desde los años 90, le ofreció bajo la modalidad “Si no te gusta te lo cambiamos y si no te gusta de vuelta no lo pagás un Appletini Absolut, trago fresco, con una entrada levemente ácida pero un dulzor persistente, muy bueno, sin ser tan fuerte como el Apple Martini ni tan ácido como la Caipiroska.

La atención en este caso es inmejorable, y lo dice alguien que suele ser pesado de lo buena onda y charlador con los mozos como yo. Al llegar recién encendían los motores y todavía no había mucha gente, y al irnos ya estaba casi todo el salón ocupado y sin embargo están dispuestos a atenderlo a uno evitando esos tiempos muertos grandes de bares o restaurantes multitudinarios. Por otro lado, el barman suele charlar mucho en la barra y también se lo veía dando vueltas por las mesas. Hágame caso, si va a un bar, disfrute de la barra. El barman será el más indicado para escuchar los deseos etílicos de cada uno.

Doppel es un excelente lugar para ir a tomar algo, especialmente en el afterhour, y de paso adentrarse en las bebidas amargas (el fuerte del lugar) o probar otros excelentes tragos al mismo precio que intentar probar hacerlos en casa y darse cuenta que no sólo es un juego de química, la mano del barman hace la diferencia. Hay bares con barras increíbles pero ya lejos del presupuesto de la casi extinta clase media; por suerte también están estos excelentes bares que ofrecen una propuesta diferente con precios acordes a los reajustes de la inflación.

Si todavía no te hiciste fan de la Hesperidina, Cynar o el Underberg ¿Qué estás esperando? ¿Llegar tarde y que ya sea una moda? ¡Este verano se vienen las tardes de vermú con papa-fritas y good show!





El Guerrillero Culinario

2 comentarios:

Leno. dijo...

Sabés que yo fui a cenar y también quedamos muy contentos, unas milanesitas de queso brie con una salsa dulce memorables... Voy a ir por la tarde a ver que onda los tragos, me tentó el Valentino. Te faltó poner en el post a que hora es el Happy Hour!

Por otro lado hoy empieza en Fox Life (no lo tengo snif snif) el programa "Café San Juan", que es una especie de reality sobre "nuestro" Café San Juan. El que quiera ir que se apure antes que la manada televisiva cope el lugar y empuje aún mas los precios...

Le Cuisinier dijo...

Creo que la hora feliz es de 19 a 21, si mal no recuerdo.

Mirá vos, que cosa rara esto del reality. No tenía idea (es lo que pasa cuando no tenés cable hace 3 meses).