miércoles, 23 de septiembre de 2009

Le Blé – La revancha del almuerzo

Nombre: Le Blé
Tipo: Bistró, Desayunos, Meriendas
Estilo: Francés, centroeuropeo
Dirección: Av. Alvarez Thomas 899, Capital Federal
Teléfono: 4554-5350

Evaluación

Cocina:
Muy Buena
Ambientación: Muy Buena
Atención: Muy Buena
Precio: Económico
Ideal para: Acompañado de amigos o en pareja.


Aunque ya conozcan el lugar por la crítica pasada (desayunos y meriendas), esta vez le toca al almuerzo/brunch. Lo bueno de un lugar con un nivel de calidad parejo y una variedad interesante, especialmente al ofrecer cosas dulces y saladas, es la posibilidad de satisfacer hasta a los más exquisitos.

La panera no podía se otra cosa, esa es la definición. Acá nos encontramos con un Bistró que no pierde a sus clientes por ahorrarse unos pocos pesos; siendo una "panadería", la panera tenía una serie de rodajas de diferentes panes (focaccia de aceitunas verdes, pan integral de pasas y nueces, pan blanco, pan blanco con frutos secos, pan integral clásico). Si bien es una buena estrategia de venta haciendo probar los diferentes productos que ellos venden, hoy en día muchos restaurantes/bistrós suelen no ver este detalle y bajar la calidad en puntos que el cliente puede llegar a bajar el pulgar.

Como estaba medio dolorido de la vesícula (no les echo la culpa, soy yo el que no se cuida) probamos la Limonada que viene en dos diferentes presentaciones, el vaso o la jarra. Una jarra para dos personas está más que bien. Aquí es donde describo la limonada y la mitad la tomará con ganas y la otra mitad seguramente termine odiándola. Para comenzar, tiene menta y jengibre. Mucho jengibre. Es refrescante, con un dejo picante en la boca y logra barrer con todos los sabores de la comida. Capaz un poco fuerte si se piensa tomar como refresco. En lo personal la colaría porque la espuma tenía restos de limón, y menta, lo que no es agradable al paladar, especialmente porque la cáscara de limón le daba un amargor fuerte aunque no persistente. Al tomar el primer sorbo queda bien claro que no es una limonada instantánea ni un simple exprimido de limón con agua, pero no es para todos los paladares.

El primer plato pedido fue un Sandwich Vegetariano y se lo acompañó con papas. Las papas fenomenales. El sandwich estaba bueno pero... digamos que hubo un problema de comunicación. La berenjena pensábamos que era en conserva, como suele servirse en la mayoría de los casos, pero esta estaba cocida/ahumada, por lo que sumado al sabor clásico amargo de este producto, si uno no va preparado para esperar esa sensación, termina no siendo rico.

El otro plato fue la ensalada número 3 (Pollo). Increíble, es poco. Muy buena combinación de sabores. La verdad, es una ensalada para probar. El pollo venía empanado y frito, sobre un colchón (ahora se usa mucho esa palabra) de hojas verdes, con aceitunas negras, tomates confitados (que no es lo mismo que un tomate seco rehidratado, estos eran rodajitas de tomate perita cocidos a fuego lento en el horno siempre bañados en aceite), unos tantos brotes y un poco de queso philadelphia.

El tamaño de las porciones obliga a compartir o a ser un poco más estratégicos y idearnos un brunch. Creo que siendo las 12 del medio día de un sábado o domingo sería más divertido pedirse un desayuno completo, con su café Le Blé, y pedir un sandwhich junto a otro cafecito. De esta forma se pueden comer algunas cosas dulces de entrada y el sandwich para seguir con la idea de Brunch. Divisé en una de las mesas el desayuno natural de yogurt, frutos rojos y cereales (muy tentador) así como, en otra ocasión, probé los waffles belgas, otra de las delicias recomendadas para probar.

Al medio día la atención es un poco más esmerada que a principios de mañana y la música fue una sutil selección de una banda francesa electrónica llamada Air, detalle que satisface a los locos lindos fanáticos de la música como yo que reconocen el esmero por esas sutilezas.




El Guerrillero Culinario

4 comentarios:

Leno dijo...

Leí este post y me encantó la idea de la limonada con gengibre y menta. La hice el sábado para 8 amigos que vinieron a casa y nos encantó a todos! De hecho algunos pescaban las mentas de la jarra para meterlas en su vaso... gustos son gustos!

Leno dijo...

Paso mi receta, porque mi limonada no tenía espuma como la de Le Blé:

1) Arrancar 5-6 hojas de menta del arbusto del jardin, lavarlas y macharlas en el fondo de la jarra con la ayuda de un poquito de jugo exprimido de limón.

2) ponerle el jugo de 5 limones, 4 cucharadas soperas de azucar y 2 cucharadas de te del polvo de gengibre que venden en frasquitos en Coto.

3) Ponerle hielo y 3/4 de sifón de soda, completar la jarra con agua.

En realidad le puse todo a ojo, pero quedó genial, fuerte gusto a limón, pero tolerable por el azucar, con dejos de menta, gengibre y burbujas.

Le Cuisinier dijo...

Leno;

Obviamente que cada uno tiene sus gustos, mismo a mi me gusta la menta. El tema es que, un restaurante, tiene la obligación de seguir ciertas pautas para evitar hacer pasar por momentos desagradables a los comensales, y uno de esos es pelar los tomates, sacarles las semillas (para las salas), así como saborizar una limonada con menta y colarlo posterior mente o colocar la menta en hojas grandes; imaginate que si estás con una joven y te ve el "cacho de menta" entre los dientes va a darle un poquito de rechazo.

El lugar donde la cuelan, por ejemplo, es Contigo Perú. Hacen una muy buena limonada, pero la cuelan, de manera que no quedan restos de limón en la jarra.

Una buena para los días de primavera/verano es hacer un frozzen de ananá en conserva con kiwi y menta: dejás el ananá junto con el almibar en el freezer, al menos media hora, para que esté bien frío, y lo colocás en la licuadora con hielo y kiwi (no mucho), lo hacés un licuado un poco denso y si te gusta le agregás la menta. Va como trompada.

La receta está buena. Si podés para la próxima conseguite una raíz de gengibre, fresco es más aromático. :D

Verónica dijo...

Es muy rico este lugar!!
yo voy bastante seguido porque queda muy cerca del departamento en Palermo de mi novio. Generalmente vamos para comer algo dulce, pero para almorzar tambien es una muy buena opcion
yo lo recomiendo!