jueves, 2 de junio de 2011

Cantina Don Corleone - En tren de confesiones

Nombre: Cantina Don Corleone
Tipo: Cantina (el dueño dice que no es un Restaurante)
Estilo: Italiana
Dirección: Av. Brasil 43, Capital Federal
Teléfono: 4362-6230

Evaluación
Cocina: Excelente
Ambientación: Muy buena
Atención: Excelente
Precio: Medio

No es novedad para los usuarios de guías de gastronomía que se comente lo bien que se come en este boliche. Y acá no existe el amiguismo, la prensa ni la moda. Si hay que resumir el lugar, como diría un español amigo mio: se come de puta madre.

Al llegar a Brasil 43 te das cuenta de que, o comés bien o comés bien. Perdido entre edificios abandonados, algunos de oficina, camiones y la desolación propiamente dicha, aparece un pequeño restaurante, de esos que te demuestran que lo bueno está puertas adentro.

De ambientación austera y atención familiar, el restaurante pasó a llamarse Cantina cuando comenzamos a intercambiar un par de palabras con Andrea (cocinero y dueño) y su mujer. "Es una cantina, porque acá se come comida casera, no es un restaurante, yo hago comida casera con productos frescos.". Y aunque sonaba un poco a tano calentón, es algo que uno está acostumbrado cuando charla con estos latinos sanguíneos que conquistaron nuestra gastronomía hace ya muchos años.

Andrea (dueño y cocinero) se acerca y te habla en un español con un verdadero tono italiano (nada del allora que repite Donato) sobre las recomendaciones para el día. Como buen vendedor va a ofrecerte una entradita. Consejo: No la rechaces. Puede que pruebes el jamón crudo más suave que esté disponible en el mercado. Por una vez no mires la carta y dejate guiar por alguien que va a ofrecerte lo justo y necesario para que te vayas enamorado, y vuelvas.

Si hablamos de la comida, básicamente se separa en tres grupos, la Pasta, las carnes y los pescados. La Pasta (con mayúscula) tiene el sabor de Italia. Para sacarme la duda se me ocurrió pedir los Penne Rigatti con salsa Amatriciana y para probarla hice el ejercicio del recuerdo: cerré los ojos, me recordé en el Trastevere de Roma, probé el primer bocado y era cierto. La misma pasta con la misma salsa, a 11.000km de distancia. El lado negativo (en lo personal) es la tristeza que me provoca no estar allá de vacaciones.

La frescura de los ingredientes, desde los langostinos jumbo (y no hablo de la cadena de supermercados) hasta las arvejas (¡imaginate si un tano iba a ponerle arvejas de lata a un plato!), todo respeta la idea italiana de gastronomía fresca, alimentos puros y sabores.

No solo es comer en esta vida. También está hacer sociales. Y como muchos me conocerán soy un tipo al que le gusta charlar con los demás. Encontrarme con un tano que habla mitad italiano y mitad español (como yo) es hermoso, porque el tano tiene esa particularidad de la sinceridad absoluta, de decirte lo que piensa sin ningún tabú.

Y de repente me dijo, entre magaris, fare, altro y cosí...: "Todos estos chef de la tele son puro show, no saben hacer dos veces el mismo plato y volver a hacer el mismo sabor; estudian 2 años y piensan que son Chef. Para ser Chef hay que haber estudiado con los mejores, los franceses, y tener 30 años de carrera. No saben respetar los ingredientes, lastiman la frescura de los alimentos".

Cuanta verdad. Soy el primero que, después de 2 años de cursada en el IAG salí diciendo que era un cocinero común y corriente. Puede ser que decir "Chef" sea el haz bajo la manga para ganarte la sonrisa de esa amiga de tu prima o la compañera del curso de idioma, pero tiene toda la razón. No soy un Chef. Casi nadie es Chef.

Y no critico a la gente que vende la gastronomía gourmet de platos bien presentados o deconstrucciones de clásicos. Cada uno ofrece lo que quiere. Pero tampoco se puede negar que lo que dijo Andrea es cierto: los chef se olvidaron de los alimentos y los maltratan. Ya nadie se ocupa en hacer un hummus con garbanzo remojado y pelado a mano. Lata, mixer y a la mesa. Y eso está mal. ¿Qué nos cuesta cocinar con un buen aceite de oliva extra virgen de primera prensada en frío en vez de usar esa mezcla barata con sabor a botella rancia vieja de los años 90?

Por eso me sentí tan a gusto con este tano, y por consiguiente con la cantina. No creo que sea el mejor cocinero de Argentina ni tampoco creo que esta cantina sea la mejor de todas. No creo porque ya no creo en las comparaciones odiosas. Porque en definitiva esta pasta es para quienes saben apreciar una salsa de tomate en su punto justo de textura, sabor y aroma. Como dicen los avisos clasificados, sólo para entendidos.

Para las decoraciones podés comprarte un Cupcake. La comida italiana es sabor, al por mayor.

Niente più.





El Guerrillero Culinario


12 comentarios:

Ana dijo...

Me encanto el ultimo parrafo. Totalmente de acuerdo.
Tu post me dio unas gana increibles de comer en esa cantinaaaaaaa! Cuando vuelva :)

vero dijo...

Y dsp de leer todo el post me quedè con un nudo en el pecho, el placer de las pequeñas cosas, bien hechas.
La verdad me encantó que reivindiques el oficio de "cocinero", el cocinero es un artesano que es feliz viendo disfrutar de sus platos al pròjimo. Me parece q està lleno de chicos que estudian cocina porque es una "carrera corta" cuando en realidad implica aprender toda la vida. Terminan de estudiar y quieren estar a cargo de un restaurante... para hacerse de abajo hay q pelar papas y conocer cada puesto de laburo, hacerse respetar... me calenté, las raíces napolitanas y calabresas son un còctel explosivo en mi genètica jajaja.
Un abrazo enorme, siempre es un placer leerte.

Le Cuisinier dijo...

Como dirían los napolitanos: "piglia u'cultello" jejejeje

Yo siempre fui cocinero. Y digo siempre porque empecé a cocinar desde que me sentaba en la mesada a los 10 años y veía a mi vieja amasar los ñoquis. Sé que nunca voy a ser Chef, porque no me interesa manejar una cocina, me gusta cocinar para la gente. A veces organizo cenas con gente de Twitter o Facebook o amigos; disfruto mucho el estar cocinando acompañado en cocina con amigos y una copa de vino o un vaso de birra. ¿Qué más puedo pedir?

vero dijo...

No se puede pedir nada más! la felicidad absoluta, compartir la mesa con amigos!

Claudio dijo...

Lionel: y las carnes en esa cantina? Bien? Que postre recomendas? La zona medio chotex,no?Tiene estacionamiento?

Leno. dijo...

Buenisima la nota y adhiero con el tema de los chefs. Además agrego que para mí ser cheff es un arte, y como todo arte cheff se nace, no se hace. Podés estudiar todo lo que quieras, pero si no tenés talento vas a vivir a bondiolita caramelizada con puré de batata toda tu vida.

El explorador gastronómico dijo...

Genial tu blog, acabo de conocerlo. Ahora vivo en Mexico, pero soy argentina. Ni bien regrese a Buenos Aires, voy a ir a visitar algunos de los lugares que recomendas.

Muchisimas gracias por la pasion que le pones a tu trabajo, es admirable.

Leno. dijo...

Estuve ayer siguiendo los consejos de la guerrilla, y no hay nada mas que agregar al post, espectacular, bocatto di cardinale!

Claudio dijo...

Como te conte ayer por tuit,fui a cenar a Don Corleone.Habia despedido,justamente,a una amiga (Andrea) que vive en Italia y se lo comenté a Andrea (el dueño).Resultó ser de Catania(Sicilia),donde ella vive.El,como describis,es muy charlador y se arrima a la mesa.Me deje llevar por sus sugerencias. Probamos el jamon,y agregamos unos calamarettis.Yo comí la amatriciana, pero con spaghettis. Muy rico el tiramisú,uno de los mejores que comimos y muy bueno el "mini gateau de chiocolate" con bocha de americana.
Como le dije a el al retirarme, ninguna critica,todo perfecto. Si tengo que encontrar algo, y nos ha pasado otras veces (odio),el mozo al pedir la cuenta nos pregunta : café?.Lo tomamos como una invitacion y no nos quisimos negar.Con la cuenta vino el importe, pero bueno...todo bien.En todo caso es un error del mozo.El resto,impecable.volveremos.

Ezenlaweb dijo...

Muy bueno el blog!! La verdad es que es entretenido de leer, algunos sitios los conozco y coincidimos bastante en las apreciaciones.

La parte jodida de la vida: podrás tener un AS bajo la manga, ante una situación inesperada, pero no podés tener un HAZ bajo la manga, salvo que escondas una linterna :)

saludos!

Anónimo dijo...

Pasó el tiempo, y vi por primera vez esta entrada de tu blog. Y yo, que vivo a menos de dos cuadras de Don Corleone, tengo una horrible noticia: chefé, no ta má. Hace meses que están bajas las persianas verdes. Nada queda allí de tanta belleza y goce.

biayo dijo...

el último anónimo me cagó la existencia, un genio el tano cascarrabias este!